agosto 07, 2011

#19... o ¿"naciones unidas"? (Versión en Castellano)

Sí, soy joven. Sí, soy inexperta. Y sí, me quedan cientos de miles de cosas que aprender y experiencias que vivir; pero, a estas alturas de mi vida, hay pensamientos e ideales que es imposible que cambien y por eso me atrevo a hablar de asuntos políticos por primera vez en este blog. Sin embargo, si esperáis que hable sobre la crisis, el bipartidismo o la corrupción, estáis equivocados.

¿Quién decide qué territorios conforman un país y cuáles no? ¿Quién decide si te has de sentir ciudadano de un lugar u de otro? ¿Por qué es tan difícil entender que existen pueblos con tradición y lengua propias que hacen surgir culturas diferentes y hacen que se desarrolle un “sentimiento de pertenencia” en las personas?

En Asturies tenemos una cultura y un idioma –sí, idioma; l’asturianu ye un idioma- propios desde hace cientos de años… aunque no lo parezca (en las escuelas e institutos es prácticamente imposible conseguir que se impartan, ya no las diferentes asignaturas en asturiano, sino una clase que enseñe nuestra lengua). Sin embargo, “alguien” ha decidido que el asturiano no debe gozar del status de “idioma cooficial”.

Asturies es una nación que ha sido ninguneada y oprimida a lo de su historia; a pesar de la famosa reconquista, a pesar del famoso Octubre del 34. No obstante, algunos de los “insultos” –o intentos de ello- más frecuentes referidos a los asturianos son los que dicen que el asturiano no es un idioma, que los asturianos somos paletos, pobres e incultos… y un largo y tedioso etcétera.
A partir de los citados comentarios provenientes del vulgo y del menosprecio de la clase política con respecto a Asturies, ha crecido entre los asturianos un sentimiento de reafirmación de nuestras raíces – raro es el asturiano que se siente más español que asturiano- e incluso de no pertenencia al Estado opresor, o sea, España. Por supuesto, no estoy diciendo que el cien por cien de la gente en Asturies piense así, ni siquiera sé el porcentaje exacto, pero puedo afirmar sin miedo a equivocarme que ese sentimiento existe y está presente en mucha gente.

No hace falta que escriba muchas más líneas para que entendáis lo que siento respecto a Asturies, su situación y la de otras naciones –todos sabemos cuáles- que, aunque nos aventajan con respecto a la oficialidad del idioma o la protección de sus tradiciones y símbolos, aún ven de lejos el ansiado reconocimiento –de nuevo “oficial”- como país.

No obstante, recuerdo que la oficialidad figura en un papel, en un tratado, en una ley, unos la tienen, otros la ansían, pero nadie nos puede prohibir que nos sintamos asturianos, franceses, estadounidenses, catalanes, vascos o, por qué no, españoles, que defendamos nuestras ideas e ideales, nuestros símbolos o nuestras tradiciones; en definitiva, nuestra cultura.

Pues eso, que como dijo una vez una cantaora (muy española ella): “Si NO me queréis, irse… o dejad, al menos, que me vaya yo.”*

*Esta frase ha sufrido ligeras modificaciones.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Leí las tres versiones, y la de asturiano me parecio la más correcta para lo que estás diciendo. Es lo que en inglés se llama "Eating your own dog food" :)

    ResponderEliminar